Creemos en el poder de la oración. Creemos que la oración no es sólo un deber de todo hijo de Dios, sino que también es un privilegio de todo ciudadano del Reino de Dios. A través de nuestras oraciones hacemos peticiones al Rey y Soberano Dios, a nuestro Padre Celestial. La Biblia nos dice en Salmos 66:19: “Mas ciertamente me escuchó Dios; atendió a la voz de mi súplica. Bendito sea Dios, que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia”. Por tal razón, envíenos sus peticiones de oración. Las presentaremos delante del Señor creyendo que Él obrará a favor de usted y de los suyos. “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho” (Santiago 5:16).

Aprovechamos para invitarle a nuestro servicio de oración los jueves de 7:30pm a 9:00pm y sábados de 7:00am a 8:30am. También tenemos una sesión de oración mediante conferencia telefónica sólo para mujeres todos los lunes de 7:30pm a 8:30pm (ver detalles adicionales).